martes, 22 de febrero de 2011

Pezones planos o invertidos

Los pezones invertidos son aquellos pezones que no poseen la característica forma cónica que sale hacia el exterior, pudiendo estar hundidos hacia dentro y estos se retraen (se esconden hacia dentro) cuando son estimulados para la lactancia materna.

pezón normal- pezón plano o invertido

A veces nos dicen que con pezones planos no se puede amamantar. Esto es falso. Y además, confunden los pezones planos con los pezones invertidos verdaderos, otro error. Un pezón plano es aquel que no sobresale cuando está "en reposo", pero que cuando sí recibe estímulo (por ejemplo, frío, o por acariciarlos) se ponen erectos. Es decir, para que el bebé mame de este tipo de pezón, es prudente estimularlo para que sobresalga. Nada más. Y no durante toda la lactancia, sólo al principio puede ser necesario (o ni siquiera), para que le cueste menos al bebé cogerse.

Y el pezón realmente invertido es aquel que cuando es estimulado, en lugar de sobresalir, se mete aún más hacia adentro. Incluso en estas condiciones se puede dar de mamar al bebé, pero puede ser más complicado al principio. Habría que ver cada caso y decidir de qué manera se puede hacer mejor.

Tened en cuenta que el bebé no mama del pezón únicamente, debe "morder" la areola (piel oscura que rodea al pezón) del pezón no el pezón en sí (porque produciría grietas además de no salir correctamente la leche). El bebé no necesita realmente un pezón para mamar, sino que debe abarcar una buena porción de areola en su boca y ordeñar el pecho materno. La leche saldrá del pezón, esté más erecto o menos erecto, o incluso invertido, por lo que los pezones planos o invertidos no es un problema para su alimentación, sin embargo hace dificil el agarre del niño (aunque una vez que coge el pecho no da problemas en la lactancia).


Recomendaciones:
  • Estimula el pezón antes de ofrecer el pecho (Maniobras de Hoffman, y técnica de la jeringuilla que explico más abajo).
  • Si es muy dificultoso se puede utilizar un sacaleches durante unos segundos justo antes de la toma, para extraer el pezón hacia fuera.
  • Iniciar el amamantamiento sobre el pezón invertido (si es uno) ya que al principio la succión es más intensa y le ayudará a sacarlo mejor.
    Prueba con diferentes posturas para ver cuál os va mejor y facilita el agarre.
    Si a pesar de lo anterior el bebé no se engancha, pueden extraerte la leche y dársela con métodos alternativos a la tetina (jeringuilla, cucharita, vasito, cuentagotas, etc.). No te desanimes y vuelve a intentar que se enganche posteriormente.

Técnica de la jeringa:


  1. Elije una jeringa que sea de tamaño apropiado a tu pezón (de 5, 10 ó 20 cc)
  2. Corta la punta con el embudo
  3. Cologa la punta rodeando el pezón y pégala al cuerpo
  4. Succiona con el embudo de la jeringa para que tire del pezón

Técnica de Hoffman:

Es el estiramiento de la piel de la areola del pezón para sacar poco a poco el pezón





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada